El síndrome de sobreentrenamiento: como detectarlo y prevenir su aparición

Uno de los principios básicos del entrenamiento deportivo es el principio de sobrecarga, un estímulo eficiente provoca una reducción temporal del rendimiento físico (fatiga aguda) seguido de la recuperación y la mejoría del rendimiento (sobrecompensación)(1). Sin embargo, sin un adecuado equilibrio entre las cargas de entrenamiento y los períodos de recuperación necesarios, el fenómeno adaptativo de fatiga aguda puede transformarse en fatiga crónica y generar una serie de síntomas y signos que se han dado en llamar síndrome de sobreentrenamiento (2). El mecanismo fisiopatológico responsable de esta entidad aún no está aclarado, pero un desequilibro en el sistema nervioso autónomo parece tener un papel esencial (2,3).

Las consecuencias de la aparición de dicho síndrome son múltiples siendo la primera y más evidente una reducción en el rendimiento deportivo, una peor asimilación de cargas de entrenamiento acompañado de mayor susceptibilidad a infecciones y en los casos más avanzados de alteraciones cardíacas como una mayor susceptibilidad a arritmias cardíacas y una bradicardia marcada (4,5).

Teniendo en cuenta las consecuencias que dicho síndrome podría tener no solo en el rendimiento deportivo sino también sobre en la salud del deportista, se torna esencial realizar un diagnóstico precoz que impida su evolución. En la actualidad no disponemos de un algoritmo diagnóstico establecido para esta entidad, siendo la aparición del conjunto de una serie de síntomas y signos inespecíficos las claves para el diagnóstico. Entre ellos podemos destacar: trastornos en la calidad del sueño, irritabilidad, ansiedad y aumento de la percepción de fatiga ante una misma carga de entrenamiento (6,7). A nivel cardiovascular se han descrito: el aumento de la frecuencia cardiaca (FC) en reposo, un mayor aumento de la FC ante un estímulo concreto y la reducción de la variabilidad de la FC4,(8,9) ; describiéndose en fases avanzadas del síndrome una respuesta “opuesta” en forma de bradicardia marcada en reposo ( FC < 30 l.p.m)(10).

A pesar de lo que inicialmente se pudiera pensar, este síndrome no es exclusivo de los deportistas de élite, sino que se puede establecer en distintos niveles de entrenamiento. De hecho, se ha sugerido una mayor incidencia en deportistas “amateur” en los cuales a los factores estresantes inherentes al deporte, se añade el estrés laboral, la carga familiar y en no pocas ocasiones, una mala planificación de las cargas de entrenamiento o incluso la ausencia de planificación.

Por todo ello, con el objetivo de salvaguardar la salud del deportista y mejorar su rendimiento deportivo se torna esencial una planificación correcta de las cargas de entrenamiento y períodos de recuperación sin olvidar la influencia de factores estresantes externos. Así como conocer y monitorizar los potenciales síntomas y signos sugestivos del síndrome de sobreentrenamiento.

BIBLIOGRAFIA:
1- Aubry A, Hausswirth C, Louis J, Coutts AJ and Le Meur Y. Functional overreaching: the key to peak performance during the taper Med Sci Sports Exerc. 2014; 46:1769-77.

2- Serra Grima R. Modificaciones provocadas por el entrenamiento físico y sus efectos sobre el aparato cardiovascular. En: Serra Grima R. Cardiología en el deporte. Revisión de Casos Clínicos basados en la evidencia. Barcelona: Editorial Elsevier. 2008; 82-84, 132-135.
3- Estorch M, Serra-Grima R, Carrió I ,et al. Influence of prolonged exercise on myocardial distribution of 123I-MIBG in long-distance runners. J Nucl Cardiol. 1997; 4: 396-402.
4- Wyatt FB, Donaldson A, Brown E. The Overtraining Syndrome: A Meta-Analytic Review. JEP online 2013; 16:12-23.
5- Mackinnon LT. Chronic exercise training effects on immune function. Med Sci Sports Exerc. 2000; 32: 369-376.
6-Hausswirth C, Louis J, Aubry A, Bonnet G, Duffield R and Le Meur Y. Evidence of Disturbed Sleep and Increased Illness in Overreached Endurance Athletes. Med Sci Sports Exerc. 2014; 46:1036-45
7- Urhausen A, Kindermann W. Diagnosis of overtraining: what tools do we have? Sports Med. 2002:32; 95-102.
8- Hynynen A, Uusitalo A, Konttinen N, et al. Heart rate variability during night sleep and after awakening in overtrained athletes. Med Sci Sports Exerc. 2006; 38:313-317.
9- Pichot V, Roche F, Gaspoz FE. Relation between heart rate variability and training load in middle-distance runners. Med Sci Sports Exerc. 2000; 32: 1729-1736.
10- Montserrat Estorch, Serra Grima R., Flotats A. et al, Myocardial sympatthetic innervation in the athelet’s sinus bradicardia. Is there selective inferior myocardial wall innervations? J Nucl Cardiol 2000; 7: 354-358

Maria Sanz de la Garza es Doctora Cardiologa especializada en rendimiento deportivo