Lesiones musculares: epidemiologia

La lesión muscular se define como una alteración traumática o lesión por uso excesivo del músculo, cuya consecuencia inmediata es que el deportista no puede seguir entrenando ni compitiendo. Este tipo de lesiones, son las que con más frecuencia apartan al deportista de la competición.

Además, para complicar aún más las cosas, se conocen muchos tipos de lesiones musculares, con una amplia terminología para describirlas, y múltiples clasificaciones, que, aunque su principal objetivo es la planificación correcta de los tratamientos y la mejora en los tiempos de recuperación, al ser utilizadas de manera indiscriminada, pueden dar lugar a confusiones y malentendidos entre los deportistas y las personas que los atienden.

Hay múltiples factores que influyen en la génesis de una lesión muscular, y estos se combinan con las características personales del individuo y del músculo afectado, por ejemplo, la edad si influye en una lesión de gemelos, pero no en cuádriceps e isquiotibiales

En el mundo del fútbol, actividad física muy habitual, el músculo más afectado es el isquiotibial (especialmente el bíceps femoral), seguido del cuádriceps, aductores y gemelos. Siendo el riego de lesión ligeramente mas bajo en partidos jugados en césped artificial de tercera generación o superior.

La inmensa mayoría de las lesiones musculares se producen sin contacto, y la mayoría de ellas son de gravedad moderada.

Las lesiones del músculo isquiotibial de deben a carreras de alta velocidad o cambios del ritmo de carrera

La recaída es una lesión del mismo tipo y en el mismo sitio que una lesión previa perfectamente diagnosticada, y que se produce no más de dos meses después de que el jugador haya regresado a la práctica completa del deporte tras haber sufrido dicha lesión previa.

La recaída en la lesión muscular es una situación frecuente, y es mas frecuente en el entorno de la cadera/ingle.

Dr. José Antonio Rodas Pereira, Médico especialista en Deporte