Medidas contra la obesidad infantil

La batalla contra la obesidad infantil ha pasado a otro nivel en Amsterdam (Países Bajos). Está claro que la obesidad supone un grave problema de salud para las personas, sean adultos o niños. Pero también, los gobiernos se han dado cuenta que implica un problema a largo plazo a nivel económico.

Es por ello que se están empezando a tomar medidas para intentar evitar ese crecimiento de la obesidad, y sobre todo de la obesidad infantil. Muchas de estas medidas consisten en impuestos a alimentos o incremento de precios en general de productos grasos o azucarados.
Sin embargo, en la capital de los Países Bajos han decidido contrarrestar este aumento de la obesidad con otro tipo de políticas:

Programa de Ámsterdam contra la obesidad infantil

• Subvencionar el acceso a polideportivos públicos o actividades deportivas para familias sin recursos. Existe una clara relación entre el bajo nivel económico y un mayor índice de obesidad, por ello esta medida es especialmente importante. esta medida es importante, ya que muchas veces un bajo nivel socioeconómico es sinónimo de mayor índice de obesidad.

• Se prohíbe a los niños ir con zumos al colegio. En su lugar se les permite acompañar la comida con agua o leche.

• Se ha aumentado la inversión para poner más fuentes de agua por la ciudad. No hay mejor forma para concienciar a la ciudadanía de la importancia del agua que la posibilidad de disponer de fuentes por toda la ciudad.

• Se modifican los cumpleaños en clase. Así, los productos típicos de estas celebraciones, como bollería industrial o golosinas, pasan a ser sustituidas por fruta y productos sanos “decorados” para la ocasión.

• Clases de cocina saludable. Se van a impartir clases de cocina en los centros para aprender a realizar diferentes platos, saludables y de varias culturas.

• También se ha acordado la prohibición de los patrocinios de marcas de bebidas azucaradas o comida rápida en eventos públicos. Porque la publicidad es algo muy importante, y los niños ven desde muy pequeños ciertas marcas y productos asociados a tiempo libre y de ocio.

• Darle mayor importancia al sueño. Dormir tiene una gran influencia en el apetito. Es por ello que se hacen reuniones con los padres para que puedan inculcar unos hábitos de sueño correctos para sus hijos.

Como veis, el Ayuntamiento de Ámsterdam ha variado el paso con respecto a la obesidad infantil. Su estrategia no consiste en crear impuestos sino en educar sobre alimentación. ¿Creéis que acertarán? Esperemos que si, porque…sentirse bien es un placer!

Miguel Velasco es Entrenador Personal nivel IV homologado por EHFA (Asociación Europea del Fitness y la Salud), actual Europeactive